La vida en pareja abre nuevas posibilidades. Por ejemplo, cuando uno sobrevive a duras penas en Valencia con 35º a la sombra, puede invocar a la reina del Tupperware para plantarse a cien kilómetros de allí, en la Fuente de la Paloma (cuya ubicación exacta va a permanecer siendo un secreto por ahora), para comer una hora más tarde a unos envidiables 21º. Y eso no es todo: puede aprovechar para recoger salvia silvestre, manzanilla al borde del camino y fotografiar un grupo de mariposas tan poco habituadas al contacto humano, que no salen volando aunque uno les plante la cámara (el teléfono en este caso) en las mismísimas narices (o lo que quiera que tengan las mariposas en lugar de nariz).

En fin, como decíamos hace dos años, decíamos ayer…

Paisaje: *****
Asfalto: ***
Trazado: *****
Clima: *****

DSC_0903 DSC_0897 DSC_0899 DSC_0893[1]

Imagen  —  Publicado: 31 julio, 2013 en Rutas Recomendadas

Valencia-Alcublas-Teresa

Publicado: 16 mayo, 2011 en Viajes

Bueno, la intención era marcarse una ruta de las que hacen época, y como casi siempre que uno se pasa la semana anticipando algo, el resultado fue bastante lamentable. En gran parte por culpa mía, porque salí de casa con dos horas de retraso sobre el horario ideal, así que tuve que recortar el recorrido a la mitad ya antes de salir, y como estaba cabreado conmigo mismo, pues ya no estaba en condiciones de disfrutar las curvas como debería.

Eso sí, la ruta no estuvo libre de anécdotas. Por primera vez me encontré dos liebres por el camino. Una de ellas, evidentemente silvestre, cruzó la carretera unos metros por delante. La otra, mucho más civilizada, circulaba por la izquierda de la vía y en sentido longitudinal a la marcha, como manda la DGT.

La verdad es que después de la parada para afotar (y a la vista está que tampoco estaba demasiado inspirado en ese terreno) el humor me mejoró algo y pasé un buen rato curveando hasta llegar a la autovía, pero la temperatura había bajado bastante y disfrutar, lo que se dice disfrutar, pues tampoco. En fin, como la alternativa era quedarse en casa mirando la caja tonta, tendremos que dar la tarde por bien empleada en cualquier caso.

Ruta del 15/5/2011

Paisaje: ****
Asfalto: *****
Trazado: ****
Clima: ***

Valencia-Arcos-Valencia

Publicado: 9 mayo, 2011 en Viajes

Cuando uno es motero y amanece un día como el de ayer, o sales con la moto o corres riesgo de excomunión. Y como no queríamos que eso pasara, improvisamos sobre la marcha un Valencia-Arcos-Valencia con desvío a la ida por Abejuela y a la vuelta por Ahillas, todo sea por no repetir camino. 

El primero de los desvíos, por la carretera de los paraísos, es total y absolutamente desaconsejable salvo en casos muy puntuales (el mío). El primer tramo, desde la carretera de La Yesa hasta el término de la provincia de Teruel, está recién asfaltado y puede llamar a engaño; pero en realidad a partir de ahí la carretera está como si la hubieran bombardeado el día de antes, y cada vez que paso por allí está aun peor. Pero como los genes mandan, pues me resulta inevitable recorrerla cada cierto tiempo. Y la verdad es que lo disfruto, pero recorrer esa pista (porque lo de carretera le viene grande) en dos ruedas es, literalmente, buscarse un disgusto. De todas formas, donde otros ven un secarral, yo veo muchas historias que me contaban de crío; donde otros ven barrancos cortados a pico, yo veo… bueno, yo no veo nada, porque si te descuidas más de dos segundos admirando el paisaje está matematicamente demostrado que se te van a poner de corbata por no estar pendiente de la carretera (socavones en los que se podría esconder una ciudad, grava, rocas desprendidas, pinocha, piñas… lo tiene todo).

Con todo, después de media hora de fino estilismo a la hora de hilar curvas, con un cuidado exquisito y a no más de 30 por hora, sobreviví una vez más a ese tramo y salí cerca de Los Cerezos. Desde allí, diríjase al oeste, joven, hacia Arcos primero y La Yesa después, y en el mismo pueblo tomé el desvío de Ahillas. Este segundo desvío está en infinítamente mejores condiciones, pero aun así un exceso de confianza te puede llevar al suelo, porque el estado más que aceptable del asfalto en sus inicios (ya se entre desde Chelva o desde La Yesa) induce a cierto grado de felicidad a la hora de tomar las curvas, hasta que uno se encuentra con un paellón con el asfalto suelto (si se accede desde Chelva) o con un baden inundable realizado en cemento (si se toma desde La Yesa). Pero bueno, como digo, nada que ver con el tramo de los paraísos.

Y poco más que contar. Una vez se llega a Chelva, se ha acabado lo bueno y las curvas lentas. Y hemos echado la tarde en la moto y evitado la excomunión, que era de lo que se trataba.

Ruta del 8/5/2011

Paisaje: *** (pero porque no estaba de humor)
Asfalto: ***
Trazado: ****
Clima: *****

Valencia-Cortes de Pallás

Publicado: 18 abril, 2011 en Viajes

La verdad es que he tenido que obligarme a salir. Estoy de un perro que se hace evidente en la frecuencia de los posts, pero que le vamos a hacer, soy de naturaleza canina… en fin, a lo que íbamos. Tarde de domingo (para evitar a los domingueros), y como ya tocaba puesta de largo, sesión de baño y masaje para la Shiver (o lavado y desengrasado, que vendría a ser el equivalente si eres una moto). Y aunque ya era tarde (tardísimo) para salir, me apetecía acercarme hasta Cortes, más que nada porque nunca había estado y si hay un motivo mejor que ese para visitar un sitio, yo aún no lo he encontrado. Total, que ronda Sur, Nacional III, y muy oportunamente me salto la salida de Buñol y el siguiente cambio de sentido. Total, que casi me planto en Requena a lo tonto a lo tonto… pero bueno, como ya era tarde cuando salí, tampoco es mayor problema.

Giro de 180º y, esta vez sí, salida de Buñol y la cosa empezó a ponerse interesante. A partir de El Oro, definitivamente interesante. Desde allí hasta Cortes, y luego desde Cortes hasta Montroy (hice la vuelta por Dos Aguas), una saturación de curvas bestial. De curvas de las buenas, vamos, de las de media/baja velocidad. De Montroy en adelante, atasco de fin semana, para retrasar aun más la llegada. Total, para cuando llegué a Valencia, a eso de las nueve y media de la noche, taba tan congelaico que entré en la casa soñando con una ducha de agua hirviendo. Pero el azar es caprichoso: a mitad de ducha se acabó el butano. No era mi dia, no…

Paisaje: ****
Asfalto: *****
Trazado: *****
Clima: ***

Ruta del 17/4/2011

“La próxima vez llévate la cámara” dijo alguien. Y como el consejo era bueno, esta mañana lo he puesto en práctica con inmejorables resultados. En primavera porque es primavera, y en otoño porque es otoño, pero la cosa es que Espadán siempre es un festín para la vista. Detalles importantes: para encontrar la carretera de Villamalur, hay que entrar en Matet; en esa carretera, ir a mas de 40 es un suicidio; los helechos están después de que la carretera empieza a descender; y la bajada del puerto de Eslida hay que hacerla con cien ojos, que hay mucha curva traicionera.

Paisaje: *****
Asfalto: ****  (excepto Matet-Villamalur)
Trazado: *****
Clima: *****

Ruta del 3/11/2010



Decíamos ayer…

Publicado: 23 octubre, 2010 en Sin categoría

Habían ganas de moto. Eso es indiscutible. También había un viento fresquete que se hacía cada vez más fresco según se acercaba uno a Teruel. Por eso, aunque la idea inicial era repetir una ruta de hace más de dos años, al final me la enfundé a la altura de Manzanera y volví a Valencia por la autovía (no es que me haga viejo, es que la vez anterior hice la ruta en junio… en serio! no me hago viejo!!). Pero bueno, a fin de cuentas, misión cumplida: he vuelto a disfrutar como un enano 😛

Paisaje: *****
Asfalto: ***  y ½ 
Trazado: ***
Clima: ***

Valencia-Chelva-La Pobleta-Alcublas

Publicado: 8 febrero, 2010 en Viajes
Tras un largo y anómalamente lluvioso invierno, retomamos la actividad rutero-moteril en pleno febrero, con un dia cubierto aunque no demasiado frío (8º en La Pobleta, en Valencia andábamos por los 15º). Una pena que gran parte del viaje transcurría por pistas forestales asfaltadas, que en esta época del año estan hechas cisco por la lluvia, los hielos y la escasa circulación. Con todo, valió de sobra la pena para poder disfrutar del tramo que va de Andilla a la rotonda de acceso a Alcublas, carretera revirada y ratonil donde las haya, y que cogí con muchísimas ganas tras dos meses de ayuno. Almuerzo anticipado en Chelva; cinco estrellas también para los callos, y cinco estrellas para el café con leche de Alcublas, que prácticamente sirvió de punto final al dia del reencuentro. No hay fotos porque la cámara esta en el servicio técnico 😦
 
Paisaje: ****
Asfalto: **  y ½ 
Trazado: ***  y ½
Clima: ***